10 de noviembre de 2018

A Paoletto !!!

Lo encontré entre mis recuerdos y me acordé de cuando lo escribí. Aquellos meses en el que trabajando juntos, conociéndonos de a poco, en la intensidad que me caracterizaba, por supuesto que ya estaba enamorada de ti....!!!

Sonríe mientras pronuncias mi nombre
mientras susurras Coli,
al decirme Colombita,
cuando sonríes llamándome Colito.


Escucho el terciopelo de tu voz,
mi piel se eriza,
me dan ganas de gritarlo,
que todos lo sepan,
acariciarte mientras te llamo.


Sonrío pronunciando tu nombre,
el de pila, el apodo, el diminutivo,
con el que te conocí,
el que te digo sin que lo sepas,
el que susurro cuando te vas,
con el que te sueño....


Te extraño tanto,
te busco en todos lados,
intentando percibir tú aroma,
volteó a los árboles, pensando en ti,
al cielo, rememorándote,
te siento en todas partes
y a la vez, sé que estás tan lejos,
lejos de mí.


Colomba Orrego, febrero 2018.

19 de octubre de 2018

Feliz no cumple!!!

Estás son las mañanitas, 
que cantaba el Rey David, 
a las muchachas bonitas, 
se las cantamos así..... 

Ya no despiertas mamita linda, lo sé, 
ya no miras tu bugambilia amanecer, también lo sé 
y sin embargo cada 19 de octubre, 
continuamos rememorándo
y nostalgiando este día para desearte.......... 
Muy feliz no cumpleaños!!!

Te quiero siempre, te llevo en mi corazón.

28 de septiembre de 2018

El tiempo muerto del hubiera.


Te escribo porque su misiva llegó,
todavía logra hacerme sucumbir,
aunque sé que es la reacción natural, 
que si supiera esperar o depurar, aquellas primeras horas -en tranquilidad-, 
todo volvería a su curso normal,
pero necesitaba me lo dijeras, que tu me lo dijeras.

Porque todavía emocionan sus insípidas misivas,
aun permanezco quieta con cada palabra,
acariciando y buscando un significado mayor,
por todo eso..... es que que me alejo.

Alejarme para siempre,
y quisiera que ese largo tiempo hubiera transcurrido, cosa de mirar hacia atrás y recordar algo que ocurrió décadas, siglos antes y saber que en algún momento, le dolió mi ausencia.

Si nos detuviéramos en aquel tiempo muerto, 
alojado en un reloj donde las horas no transcurren, 
diría que podría haber sido mi gran amor.

Mientras me alejo siento un dolor profundo, como si algo suyo me perteneciera y estuviera a minutos de alejarlo de mi. Entonces necesité de ti, tus consejos, saber que entiendes.  

Pienso y pienso y no dejo de pensar en nuestro parecido, es como si fuéramos un poquito  CRA, un mucho de mi, yo de ti. El doble adverso. Conforta el parecido, la cercanía. Agradezco saberte, tanto por enseñarme, el camino será largo, pero lograremos una buena y linda vida. 

Volveremos a ser aire que vuelve a los pulmones, razón a la vida, cauce a la ruta. 

4 de septiembre de 2018

Antes de irme.

He vuelto a pensar en la muerte,
en aquella que llega y con la fuerza que siento no tener,
termina con cualquier sufrimiento.

La pienso, me he dado cuenta, cada que los externos entrometiéndose en mi vida, vuelven hacerme daño.
Pero aunque la tentación de pensar muerte, llama, atrae,
la liberación de dejar el sufrimiento por aquellos otros que nunca me han visto,
va apoderándose de todo.

Antes de irme,
antes de dejar que la muerte solucione todos mis pesares,
debo dar la lucha
y en ella,
alejar lo que hace daño,
las contataciones más y más concretas que la gente que no te quiere, no debe estar a tu lado.

No es el ego de ser el centro del cariño,
pero sí el cuidado y el respeto que para mi, la amistad entrega.

No estoy pidiendo imposibles,
sí para los egoísmos e individualismos,
no para quienes conocen las reglas de la amistad,
aquello del respeto por ti y por mi.

Quizás el día que logre limpiarme de todos y todas y todes, 
los que no me han visto,
nunca existido,
entendido, comprendido,
apreciado, valorado, respetado,
quizás ese día me convierta en la Colomba más feliz del universo,
que logro lo que más o menos buscaba,
al menos y sobre todo el respeto,
rodeada de quienes me tu, tu me,
quizás ese día,
de tanta felicidad, de tanta alegría,
explote y termine en tus brazos mi querida muerte....

28 de agosto de 2018

Martes en Marte.

De amanecida,
cuando el mundo ya era martes,
comprendí y pude quedarme dormida.

Tantos años sufriendo por ser aceptada y querida,
sin razonar y entender,
que desde hace mucho soy un fantasma,
intentando entrar en sus vidas,
queriéndolos e intentando reciprocidad,
observándolos a esos ojos que a penas miran de frente,
escuchando sus tristezas y alegrías.

"No siempre recibes lo que vienes dando",
es verdad León.

Es verdad e injusto
pero en mi calidad fantasmal,
si no te miran, ni te observan, 
¿Cómo pretender te escuchen y quieran?


Amaneciendo en martes,
descubro que soy un fantasma,
visto solo por algunos y en centésimas de segundos.

Soy un fantasma percibible por centésimas de segundos.

Entonces pensaba y pensaba,
quizás nunca fue natural el buscar amigos
¿Para qué? Si soy fantasma,
Si nunca he sido vista,
menos escuchada, ni observada,
mucho menos querida.

En el espejismo del deseo me fui quedando,
mientras la intuición replicaba: "no es natural, no es natural".


Mi calidad fantasmagórica,
camina atravesando al mundo,
mirándolos, escuchándolos, pero sin dejar huella.


Soy un fantasma percibible por centésimas de segundos.

Como si nunca hubiera estado
- para ellos-,
porque existo, soy, estoy y me gusta ser y estar.


Claridad a casi cincuenta años de vida,
no es el principio de una despedida,
más bien, constatar cuánto me gusta vivir,
aunque sea como fantasma.


Soy un fantasma percibible por centésimas de segundos.

Es por eso que vuelvo al origen
y cual conjuro repito...
modifico mi entorno, otorgo poder a mi ser fantasma, que sabe estar y ser, para ser feliz.

Vida existida en soledad, sola, alone, deliciosa y exquisita,
junto a mi amigo o amiga soledad,
con quien recorro calles, mirado árboles, derejas, devidrios, deventanas y descapes,
sumando y contado historias.

De la mano con mi amigo o amiga imaginación,
observamos al mundo y a los árboles.
Junto a mis por siempre CRA, escuchamos música, tomados de la mano.


Soy un fantasma percibible por centésimas de segundos.

Continuaré mis otros 50 años o los que tengan que venir,
como fantasma, de soledades, imaginación y al lado de mis CRA,
recreando imágenes, 
leyendo y contando historias, 
mi imaginación es infinita.

Gracias martes de marte,
por enrojecer los grises que intentaban opacar.
Gracias martes de marte,
por las enseñanzas para permanecer,
en mi calidad de fantasma que le gusta tanto la vida,
Gracias marte, gracias martes, gracias amiga o amigo soledad, gracias mis CRA, gracias amigo o amiga imaginación.

25 de agosto de 2018

Hace un año.

Hace un año, 
emprendí esta aventura,
que lo fue cuando quedé mirándote a los ojos.

No soy de arrepentirme,
porque no existe la vuelta atrás
y sin embargo,
dicho una vez y silencio para siempre,
una leve sensación quedó levitando.

Un día como hoy,
hace un año viernes, 
las aguas se detuvieron,
la tierra remeciosé,
mi espíritu navegó por los ríos de nervios,
hasta que....


Confesémoslo,
reunir nuestro pasado, con el hoy, evidente aventura riesgosa,
idea mía  ¿Quién sino? 
Llámame ambiciosa por esta vez, 
¿Cómo dejarlo pasar?
Quedarnos sin rememorar los días en que tu grande y yo la aniñada,
teníamos metas por alcanzar, sueños por cumplir...
Mi sueño siempre........ tu.

Un año después,
palpita la emoción,
se trata de ti, 
al fin nos encontramos.



Te voy a querer siempre,
justo este día que sus números dan a CRA y H,
Estamos predestinados,
somos el todo, de una parte que nació unida.



Te quiero hoy,
siempre,
los quiero,
te quiero mi querido tu, 
mi querido mi tu, 
tu querida yo tu, 
los quiero.

Yo te quiero para mi,
yo te quiero para ti,
un árbol de Acacio para ti,
una Paulownia para ustedes,
Alcornoque y Jacarandá para todos.
De los altos, frondosos, verdosos, 
por los cuales trepar hasta sus copas y desde ahí..... volar, 
regresar, volar y regresar.


Te quiero siempre!!!

24 de agosto de 2018

Paseo al pasado.

Salí a pasear a mi pasado, me dejé llevar con rumbo hasta mi historia. Simplemente fui y encontréme con casi todos los primos, casi todos los sobrinos y con mis tíos sobrevivientes, viejitos y canosos. Volver a aquella casa, tan llena y tan parecida, a la esencia de la de mis abuelos. 

Recorrer sus rincones, quedarme entre sus y mis nostalgias.....liberándome a erizar la piel, sentir sus aromas, sus calideces, los planes de una tarde de estas, un día quizás. 

Llené el momento de imágenes, recuerdos, historias, descape, derejas, devitrales, de los abuelos.... viajé y viajé a ese pasado, parte mío, compartido con elles, vivido junto a mis Titin y Marta.
Respiré y respiré, esperando inmortalizarlo todo, todes, todo, por siempre jamás.


El cielo nublado, el viento frío volando, levantando hojas y tierra, enmarcó este día en uno sin fecha, sin tiempo, en el que para volver - de tanto en vez-, solo cuando contemple estas imágenes.